martes, 28 de julio de 2015

LA MARATON DEPORTE DE PUEBLO. Desde Delfo Cabrera a Mariano MASTROMARINO. Un bronce legitimo

Imagen para los resultados de noticias
Llegada de Mariano con susto. Video:  blob:https%3A//vine.co/e6b16fc4-42a0-4a7c-839f-1b05df7e77d0

Un atleta argentino, marplatense a quien vi muchas veces correr y ganar en la costa argentina. Un talento natural enriquecido con el esfuerzo. Felicitaciones a Mariano y creo que puede dar mas. Tambien para Leonardo Malgor maestro de atletas, del semillero del futuro. Merece apoyo importante del Estado que redistribuya sus aportes en una actividad masiva y popular en Argentina, porque Mariano es un ejemplo para muchos corredores.
Luis Raffaghelli, Bs.As. 28.7.2015



Fte.Cancha Llena 26.7.2015
TORONTO.- "Ha vinto l'intruso". "Ha ganado el intruso", tituló un diario italiano cuando Mariano Mastromarino triunfó en diciembre pasado en la Maratón de Buenos Aires, clasificatoria para los Juegos Panamericanos. "¡Salí de la carrera, salí! ¡No te metas que es una carrera!", le gritaban desde un auto un oficial de la organización de la prueba, convencido de que el atleta se había colado entre los punteros keniatas en el kilómetro 37. Lejos de ser un intruso, el marplatense ganó en buena ley y su insólita anécdota le dio un tinte épico a su victoria, además de una inusual repercusión en los medios internacionales.
Ahora, con el bronce en Toronto, Mastromarino se cuela en la misma historia del atletismonacional, un entrometido que se transformó en el primer argentino en subirse a un podio de una maratón panamericana luego de 64 años. El único registro databa de Buenos Aires 1951, los primeros Juegos, cuando se impuso el santafecino Delfo Cabrera -campeón olímpico vigente por entonces-, escoltado por el correntino Reinaldo Gorno. Le faltó poco a Mastromarino para inmiscuirse en Río 2016: apenas quedó a 45 segundos de la marca mínima. No le alcanzó con el tercer puesto y su tiempo de 2h17m45, a 41 segundos del ganador, el cubano Richer Pérez, y a 9 del peruano Raúl Pacheco.
El marplatense de 32 años vino a atesorar la marca para los Juegos y no la medalla, aunque se le dio al revés. Con el resultado cambiado, muerto de calor, igual transpiraba feliz sobre el asfalto de Toronto por su logro más importante como maratonista. El Colo irradiaba emoción; su rostro delataba las huellas de sus duros entrenamientos en el pueblo salteño de Cachi; 2300 metros sobre el nivel del mar, la preparación ideal. Nunca la tuvo fácil, ni en el atletismo ni en la vida. "Es lo más lindo que me tocó en este deporte", suspiraba este ultraliviano que en 2010 se quedó sin beca nacional y vendió pulóveres para salir del paso. Su horizonte asoma diferente: con aquella victoria en Buenos Aires llegaron los sponsors, el reconocimiento y la chance todavía concreta de llegar a los Juegos con la marca requerida de 2h17m para la prueba de los 42,195 km. "El sueño olímpico sigue intacto porque corro la Maratón de Valencia en noviembre o voy a Rotterdam en abril de 2016", le aseguró a la nacion.
Suele decir Mastromarino que corre en un cuerpo prestado, porque en realidad debería pesar mucho más que 54 kilos. Sus hermanos Fernando y Mariano lo superan con creces en la balanza, y la explicación está en su apellido italiano, sinónimo de buen comer. Esas tertulias familiares de los domingos son tentadoras, generosas en la variedad de pastas y postres. Pero el Colo hace un culto de la disciplina y sólo ve cómo los platos pasan de mano en mano en la mesa. Jamás se aparta de la planificación del uruguayo Leo Malgor, que corrió en los Juegos Panamericanos de 1995. Es el mismo entrenador que detectó en él un interés especial por el atletismo, cuando en plena cita brindó una charla motivacional en el barrio Santa Mónica de Mar del Plata. Entre el grupo de pibes, Malgor pudo distinguir a ese coloradito silencioso que escuchaba atentamente cada uno de sus conceptos. Luego, sería su alumno predilecto.

Se actualiza el debate: hombre vs maquina



Me parece interesante el articulo para abrir el debate. 

Particularmente pienso que la antinomia no es hombre vs.máquina (robots vs. humanos como titula el autor) sino la concepción humanista de la economía y de la sociedad vs. su contrario. Si las máquinas estan al servicio del hombre no puede terminar devorándolo. Siempre el sistema social político y económico debe cuidar a la persona humana. La concepción de la maquina que desplaza al hombre es la del HOMBRE LOBO DEL HOMBRE  y no la  del hombre hermano del hombre.

Robots vs. humanos: la pelea que viene en el mundo laboral*

Las nuevas tecnologías impulsan cambios en el mercado del trabajo, ya que las máquinas reemplazan a las personas; aumenta la resistencia al cambio y la conflictividad
Por   | Para LA NACION
* Fuente: La Nación Secc. Economía 19.07.2015 
La comedia es igual a tragedia más tiempo", decía el personaje interpretado por Alan Alda en Crímenes y pecados, la película de Woody Allen. Días atrás, la hipótesis se cumplió a rajatabla con la muerte de un operario en una planta de la automotriz Volkswagen, en Alemania, por el accionar defectuoso de un robot. Una noticia trágica, que provocó centenares de chistes en Twitter horas después, cuando se viralizó que una de las periodistas que la difundió era Sarah 0'Connor, del Financial Times, con nombre casi igual al de la protagonista de la famosa película Terminator -estrenada en 1984 y protagonizada por Arnold Schwarzenegger), Sarah Connor.
La película narra un futuro terrorífico, en el que las máquinas se adueñaron del planeta y buscan extinguir a la raza humana. "[Sarah O'Connor] estuvo toda su vida esperando a escribir esta nota", se burló un tuitero, entre miles que le sacaron el cuero a la periodista.
Noticias de este tipo comenzaron a aparecer en 2015 con mayor frecuencia. En marzo, una ciudadana coreana se despertó de la siesta cuando un robot-aspiradora le estaba comiendo el pelo. Y a fines de abril, un robot fue "preso" en Suiza luego de comprar pastillas de éxtasis por Internet.
¿Novedades de países del Primer Mundo, alejadas de la realidad argentina? No tanto. El 20 de junio pasado, los operarios de la Línea C de subte hicieron un paro sorpresa en protesta contra la implementación de máquinas expendedoras de boletos. Intentan evitar que los reemplacen autómatas.
Y dos semanas atrás, hubo un grave accidente en la planta de una empresa siderúrgica de las grandes: un operario perdió una pierna en una línea de producción que fue automatizada recientemente.
No podía ser de otra manera: la discusión por las derivaciones del avance de la tecnología y de la inteligencia artificial en el mundo del trabajo está que arde entre los economistas.
En un debate que mantuvieron en la Universidad de Buenos Aires (UBA), los economistas Daniel Heymann (director del Instituto Interdisciplinario de Economía Política) y Lucas Llach (profesor de la Universidad Torcuato Di Tella y candidato a vicepresidente de la UCR) mostraron posturas contrapuestas. Heymann, preocupado por un futuro de alto desempleo. Llach, con una visión más optimista, resaltó que la incorporación de máquinas sube la productividad, pero no afecta tanto al empleo como postulan algunos.
El tercer participante del debate de la UBA, el físico ruso Andrei Vazhnov, destacó: "La evidencia histórica está unánimemente del lado de la idea de que nadie termina extrañando los puestos que reemplazan las máquinas y que surgen nuevas ocupaciones".
"Si una máquina puede hacer por cinco pesos el trabajo que una persona hace por 10pesos, el trabajador tiene dos opciones: trabajar por cinco pesos [una reducción de 50% de su salario] o buscar otro trabajo. Por eso, la máquina que sustituye trabajo aumenta la productividad [y el ingreso del empresario], pero reduce el salario [y el ingreso del trabajador], profundizando la inequidad", explica Eduardo Levy Yeyati, quien abordó este tema en su reciente libro PorVenir, de Editorial Sudamericana.
"El desplazamiento de trabajadores de calificación media en países desarrollados ocurre desde hace 30 años -prosigue el director de la consultora Elypsis y presidente del Cippec-, no sólo por la mudanza de puestos industriales a emergentes, sino también por la sustitución por la máquina. De hecho, el empleo industrial en China cayó aproximadamente un 25%, no muy lejos de la marca en economías desarrolladas. Así, la globalización de empleos sería apenas una parada intermedia hacia la automatización."
Para Guillermo Cruces, especialista en temas sociales y laborales del Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (Cedlas) de La Plata, en los países desarrollados se observa cada vez más un reemplazo de tareas rutinarias por computadoras (rutinarias cognitivas) o trabajadores y máquinas en otros países (rutinarias manuales). "Esto empezó con las fábricas y el Made in -agrega Cruces-, pero avanza cada vez más en tareas cognitivas, como lo puede atestiguar cualquiera que haya marcado un 0800 para un servicio local y haya obtenido una respuesta en otro lugar del planeta", dice.
En la recuperación de la última crisis sólo crecieron en los Estados Unidos los trabajos no rutinarios, aquellos que no pueden ser reemplazados simplemente. Pero no se recuperaron las capas intermedias, que son las que más sufren la automatización, en una tendencia que David Autor, economista del Massachusetts Institute of Technology (MIT), describe como "polarización del empleo".
Ya hay consultores en los Estados Unidos y en Europa que publican listas de los "Diez empleos en peligro de extinción" (como si fuera un especial de National Geographic en especies en riesgo).
Y en cualquier polémica de este campo surge la cita obligada al trabajo de los profesores de Oxford Carl Frey y Michael Osborne, quienes relevaron la tasa de sustitución de máquinas por humanos en cada una de las 702 ocupaciones que releva la secretaría de empleo de los Estados Unidos y llegaron a la conclusión de que el 47% de los puestos podrían ser desafiados por robots o inteligencia artificial en los próximos veinte años.
Entre los más sustituibles están las posiciones más rutinarias (como decía un titular de The Economist recientemente: "Si usted está aburrido porque en su trabajo hace lo mismo todos los días, empiece a preocuparse"). Entre los puestos de trabajo más seguros, aparecen aquellos que requieren habilidades de creatividad y empatía, inherentemente humanas.

MAD MEN, RICARDO Y LOS ETRUSCOS

El debate sobre el futuro del empleo y la incidencia del reemplazo de humanos por robots es muy pantanoso, en buena medida porque el presente de este fenómeno está en discusión y no hay consenso entre los economistas en que el estancamiento del empleo en los Estados Unidos y en las principales economías del mundo se deba al factor tecnológico.
Hay un tono "sombrío" en el debate económico global actual, que tiene un emergente en los libros de moda (El capital en el siglo XXI, del francés Thomas Piketty; La gran división, de Joseph Stiglitz, o las compilaciones de Lawrence Summers sobre el "estancamiento secular").
Un reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) concluyó que la desigualdad nunca fue tan alta en la mayor parte de sus 34 países miembros, un fenómeno que se explica en principal medida por la caída del poder de compra del 40% más pobre de la población. Cuánto de todo este marco se debe a la automatización es lo que está en discusión.
De cualquier forma, no se trata de una cuestión nueva. En la tercera temporada de la serie Mad Men, que transcurre en Nueva York en la primera mitad de los años sesenta, Peggy Olson (el personaje que interpreta Elizabeth Moss) sale a tomar algo a la noche y conoce a un estudiante avanzado de ingeniería, que le cuenta que se cambió desde abogacía. "Si nos van a reemplazar las máquinas de todas formas, por lo menos quiero ser de los que las hacen", se justifica.
La "angustia por las máquinas" recrudece tanto en períodos de disrupción tecnológica como en los de estancamiento del empleo. En 1821, un tiempo después de las protestas de los luditas que rompían las máquinas de la Revolución Industrial, el economista David Ricardo advertía sobre las consecuencias de la automatización sobre el empleo, al igual que John Maynard Keynes en 1930, cuando acuñó el término de "desempleo tecnológico".
En sus charlas en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, Lucas Llach, Heymann y Vaszhnov coincidieron en llamar a no dejarse seducir por "distopías excesivas" sobre la desaparición del empleo en manos de las máquinas. Como el "auto volador", que, según el sitio PaleoFuture (que recopila visiones del futuro de décadas pasadas), viene siendo anunciado desde una década y media "para dentro de dos años", la disrupción laboral podría tardar más tiempo en llegar o lo haría de otra forma.
Cruces, del Cedlas, da un ejemplo al respecto: "Estas sustituciones también tienen sus límites. Es un clásico, ya que se anuncia cada tanto una «nueva revolución en la construcción», que generalmente implica algún tipo de prefabricados: casas que se arman en containers, fábricas chinas de rascacielos, habitaciones adicionales empacadas y despachadas en cajas chatas por IKEA.. Sin embargo, y después de décadas de promesas de prefabricados, seguimos construyendo, más o menos, como los etruscos".
Sin embargo, son muchos los economistas que piensan que "esta vez es diferente". Según cuenta Levy Yeyati a LA NACION, esta vez es distinto porque la automatización reemplaza también tareas en el sector servicios, donde hasta ahora recalaban los trabajadores desplazados de la industria: "Y en la medida en que las máquinas ganen en flexibilidad y capacidad de aprendizaje, podrían sustituir empleos menos automatizables, hoy protegidos: el auto sin conductor reemplaza al chofer; el robot, al repositor e incluso al personal de limpieza".
Para los profesores del MIT Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee, autores de La segunda era de las máquinas, los avances en la tecnología digital son a nuestra capacidad mental lo que la máquina de vapor fue, hace doscientos años, a nuestra capacidad muscular.
Por eso, dicen, es el mejor momento para ser un trabajador especializado con la educación adecuada, con la capacidad para usar la tecnología para crear valor, y es el peor momento para ser un trabajador estándar con aptitudes medias fácilmente replicables por computadoras y robots. "Pero el progreso en la digitalización podría poner en jaque a todo el espectro laboral. Incluso al médico, gracias al perfeccionamiento del diagnóstico digital, o al profesor, cortesía de los MOOC [la sigla en inglés de los cursos online masivos y abiertos]", agrega Levy Yeyati..

jueves, 9 de julio de 2015

9 de Julio dia de la independencia patria



LA INDEPENDENCIA SOBERANA DE LA PATRIA GRANDE SE CONSTRUYE DIARIAMENTE Y LA VIGILIA DEL PUEBLO ES NECESARIA






miércoles, 8 de julio de 2015

DERECHOS HUMANOS DEL PACIENTE


Derechos Humanos del Paciente

Jurisprudencia Nacional

D., M. A. s/ declaración de incapacidad

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACION - 07/07/2015

Hace lugar al pedido de las hermanas de un paciente que se encuentra desde hace más de veinte años en estado vegetativo por un accidente de tránsito y, en consecuencia, ordena a los profesionales médicos que se abstengan de proveerle el tratamiento que le prolonga artificialmente la vida, con el fin de garantizar la vigencia efectiva de los derechos del paciente en las condiciones establecidas por la ley 26.529. En referencia a dicha norma, afirma que no fue intención del legislador autorizar las prácticas eutanásicas, sino admitir en el marco de ciertas situaciones específicas la "abstención" terapéutica ante la solicitud del paciente. Agrega que la referida normativa prevé la situación de aquellos pacientes que se encuentran imposibilitados de expresar su consentimiento informado y, por ello, las hermanas se encuentran autorizadas a dar testimonio de la volu ntad del paciente. Sin embargo señala que no se trata de que las personas autorizadas decidan la cuestión relativa a la continuidad del tratamiento médico en función de sus propios valores, principios o preferencias sino que, como resulta del texto del artículo 21 de la ley 24.193 al que remite el artículo 6° de la ley 26.529, ellas solo pueden testimoniar, bajo declaración jurada, en qué consiste la voluntad de aquél a este respecto, es decir que no deciden ni "en lugar" del paciente ni "por" el paciente, sino comunicando su voluntad.